Cuentame una historia

Aquí todo son historias, algunas reales, pero casi todas imaginarias porque la realidad resulta demasiado increíble.

domingo, 21 de enero de 2018

Sin reseña VI


La sexta entrega de "Sin reseña" se ha hecho esperar He tardado en tener cinco obras para traer a esta sección. De  nuevo, volvemos a tener una película. El resto, son novelas policíacas. Dos pertenecen a series que llevo tiempo siguiendo y tenía un poco abandonadas; las otras dos, son sendas primeras entregas de nuevas series.

"El final del hombre". Antonio Mercero.
Con esta novela se inicia la serie sobre la inspectora Sofía Luna. No tenía intención de meterme en otra serie. Tengo tantas empezadas, y alguna semiabandonada, que no quería enfangarme en ninguna más a no ser que fuera muy especial. Pero cuando leí alguna reseña de esta novela me di cuenta de que si algo podía ser es precisamente eso, muy especial. Y es que Sofía Luna empieza la novela siendo Carlos Luna. Comienza la historia el día en que termina de conseguir su cambio de sexo legal. Viene de recoger su nuevo DNI y está dispuesta a aparecer, por primera vez y sin previo aviso, vestida de mujer en la comisaría. Pero las circunstancias la obligan a posponer sus intenciones.
El motivo es un asesinato. El hijo de un prestigioso autor de novelas histórica, famosos bestseller de temática medieval, ha sido asesinado en la casa que comparte con su padre y su madrastra. Sofía Luna debe personarse en el lugar de los hechos y prefiere dar el susto a sus compañeros en la intimidad de la comisaría por lo que vuelve a vestirse de Carlos Luna y se dirige a su trabajo.
Una policía nacional transexual me pareció lo suficientemente especial como para meterme en otra nueva serie y he encontrado una trama muy bien llevada y resuelta y una novela muy bien escrita que me ha resultado entretenida y que he leído bastante enganchada. 
Además, me ha parecido que trata muy bien el tema del cambio de género, una realidad que adquirió carta de legalidad en España a partir de 2007 en que entró en vigor la Ley de Identidad de Género. Esta ley permite a los transexuales cambiar legalmente de género sin necesidad de haberse operado para un cambio anatómico de sexo. Tan solo tienen que tener un diagnóstico de disforia de género. Sofía planea someterse también al cambio quirúrgico, pero de momento ha cambiado su nombre y su género y se enfrenta a los problemas típicos. El ser admitida por sus compañeros de trabajo y sus superiores y explicárselo a su hijo será el reto más importante a superar. 
Una novela muy recomendable para amantes de la novela policíaca y para los interesados en todos los temas relacionados con los derechos civiles.

"Suburbicon". George Clooney.
Suburbicon es una urbanización de los años cincuenta en Estados Unidos, la representación más genuina del sueño americano, el lugar "donde tus problemas desaparecen". Al menos hasta que empiezan a aparecer. Y lo hacen de formas variadas. En forma de una familia negra que alquila la casa de enfrente, en forma de unos ladrones que entran en tu casa por la noche y, al parecer por descuido, terminan con la vida de tu mujer.
Los problemas en Suburbicon están soterrados, escondidos bajo un aparente paraíso material, social y familiar. El social se vendrá abajo cuando una familia afroamericana alquila la casa de enfrente de los Lodge. No son ellos los más alarmados ante la novedad, incluso los niños de ambas familias se harán amigos, pero los altercados, manifestaciones, acoso a la familia y destrozos de todo tipo, serán el escenario, el fondo sobre el que se irá desarrollando la otra trama de la película, la que termina con el paraíso familiar de Gardner Lodge y su familia: Rose, su mujer; Margaret, su cuñada y su hijo Nicky.
Y es que una noche, al inicio de los conflictos raciales que tienen la calle en un tumulto continuo, unos ladrones entran en la casa de los Lodge y acaban con la vida de Rose. Y Nicky ve algo raro y lo seguirá viendo porque nada en aquel atraco y muerte está medianamente claro y, a medida que pasa el tiempo, cada vez está menos claro hasta que poco a poco se va aclarando para descubrir toda la terrible realidad que rodea la vida mezquina e interesada de sus protagonistas.
Pero no nos confundamos, la película, a medio camino entre "Pulp Fiction" de Tarantino y "Fargo" de los hermanos Coen (a quienes se debe el guión), es una comedia en la que consigues soltar la carcajada ante los hechos más dramáticos.
Está maravillosamente interpretada por Matt Damon y Juliane Moore (una de mis actrices míticas); está ambientada con una belleza que subyuga, a la que colabora, y mucho, la estética de los años cincuenta: vestidos, coches, mobiliario. La mejor época, tal vez, del sueño americano antes de que se pusiera de manifiesto la pesadilla que escondía. La fotografía es perfecta... y sin embargo...
No es una comedia hilarante en la que la trama es violenta como en "Pulp Fiction"; no es una trama negra, negrísima con sus puntos de humor, como "Fargo"; no es un drama de denuncia social, y el problema del racismo parece que está metido con calzador y por pura voluntad de meterlo como sea.
La sensación que me dio es la de ser un thriller en el que el humor es excesivo y resulta frívolo. No es una comedia, no es un drama, no es crítica social... y es todas esas cosas y creo que algo en ella no llega a encajar en ningún estilo y hace que salgas del cine con la sensación de haber visto una obra fallida. 

"Los crímenes azules". Enrique Laso.
Me llegó este autor como el autor en castellano más vendido por Amazon (más de 1300000 copias vendidas en quince idiomas) y decidí empezar su lectura con esta novela que es la primera de la serie sobre el psicólogo criminalista del FBI Ethan Bush. Tras un éxito notable en su primer caso en el que, gracias al perfil que realizó de un asesino en serie en Detroit, se pudiron relacionar todos los asesinatos y detener al culpable, ahora se le encarga apoyar en la investigación de unos asesinatos que han tenido lugar en Oskaloosa, Kansas. Hasta allí se trasladará con sus colaboradores y allí se encontrará con el sheriff del condado y con el detective encargado del caso.
Lo que nunca hubiera pensado Ethan tras su triunfo en Detroit, es que un par de asesinatos en  un condado de menos de 20000 habitantes y en un pueblo que no llega al millar, el caso se presentara  más complicado de lo que había sido el de Detroit, una gran ciudad con cientos de miles de habitantes. Pero es que en Oskaloosa, juegan papel importante los prejuicios, para bien y para mal, de los vecinos, todos conocidos, todos con ideas preconcebidas acerca de los demás. En varias ocasiones, Ethan se sentirá al borde del desaliento, pensando que el caso que parecía más sencillo puede terminar con su incipiente y prometedora carrera.
Toda la acción está ambientada, y muy bien ambientada, en Estados Unidos y el autor, según declaración propia en la entrevista que Almudena Natalías le hizo para MoonMagazine, ha sido asesorado por el propio FBI. 
La novela es entretenida, se lee bien y está bien escrita. Lo de ser el autor más vendido en Amazon en lengua castellana, me parece un poco exagerado, aunque tal vez no lo sea si tenemos en cuenta que, con más de doce pseudónimos, ha escrito de todo: libros de auto ayuda, guías para runners, novela negra, novela histórica...

"Muertos de papel". Alicia Jiménez Bartlett.
Es esta una serie que tenía abandonada desde hace dos años. Van llegando tantas series nuevas que algunas de las veteranas van quedando postergadas. Esta concretamente es la cuarta entrega de la inspectora de la policía nacional, Petra Delicado que con su siempre fiel ayudante, el subinspector Fermín Garzón, se enfrenta a casos de asesinato en los que suelen estar presentes el sexo y el dinero como motores del delito y la violencia como modus operandi del mismo.
Petra es una mujer llena de contradicciones, mientras que Fermín es un hombre llano y sencillo. Ambos llevan como pueden su solitaria vida. Petra, dos veces divorciada, es una mujer independiente que vive sola y feliz (o eso intenta aparentar ante sí misma). Fermín, por el contrario, viudo desde hace años, no lleva bien su soledad. Al menos, esa es la situación hasta donde he leído pues, al parecer, en entregas posteriores, ambos terminan acompañados y casados de nuevo.
En esta novela, la trama nos introduce en el mundo de los famosos. Aparece asesinado un periodista de las revistas del corazón y los reality show televisivos; un periodista que ha centrado toda su actividad alrededor de esa parte de la noticia que se basa en alimentar el morbo que, sobre una gran parte de la población, ejercen las vidas ajenas. 
Es una serie que se lee bien y entretiene, aparte de introducirnos en ambientes no siempre bien conocidos y algunos interesantes. No obstante no es de las que me entusiasman. No quiero dejarla, pero será de las que vayan lentas.

"Martyrium". Nieves Abarca y Vicente Garrido.
Esta es la segunda entrega de Valentina Negro. La primera, "Crímenes exquisitos" tuvo una reseña completa. Aún no había iniciado mi sección "Sin reseña". Esta novela no está en dicha sección porque no me haya gustado, pero ya sabéis que cuando se trata de series y/o de novelas policíacas no hay demasiado que escribir de ellas y por eso prefiero meterlas aquí. Siguen los crímenes de "el Artista" o de alguien que le imita puesto que, según el libro escrito por Lúa Castro, el Artista había muerto abatido por la policía cuando se disponía a matar a su propio padre, en el caso anterior. 
Este nuevo caso, perfectamente entroncado con el anterior, llevará a Valentina y Javier a Roma donde transcurrirá la mayor parte de la trama. Allí se encontrará cada uno con unos crímenes que se juntan y se separan por momentos, sin saber si se trata en realidad de uno o de dos casos. Trata de blancas, drogas, corrupción, amores imposibles y dañinos, psicopatías... y una carrera contra reloj para conseguir una sentencia justa que depende de lo que Valentina pueda descubrir y solucionar en Roma.
Como "Crímenes exquisitos", la primera de la serie, "Martyrium" engancha desde las primeras páginas. Se nota que sus autores se mueven, por formación y/o por profesión, en el mundo de la Criminología  y de la Psicología de los asesinos en serie. De hecho, Nieves Abarca hizo un curso de especialista en Perfiles Criminales bajo la dirección de Vicente Garrido el cual es, a su vez, graduado en Criminología y doctorado en Psicología. En la Universidad de Valencia  es profesor de Psicología Penal y Educación Correccional. Un buen bagaje, sin duda.

jueves, 18 de enero de 2018

Dos historias de mujeres


Salvo en mi sección "Sin reseña", no suelo hablar de más de un libro a la vez. Lo hice este verano con "Dos nouvelles y un relato" y vuelvo a hacerlo ahora. Pero si en aquella ocasión, ambos textos solo tenían en común la época en que transcurría la acción, en este caso, la relación va mucho más allá.
Se trata de dos novelas no muy largas y ambientadas ambas en el complejo mundo interior de dos mujeres. Se trata de "Apegos feroces" de Vivian Gornick y "Aprender a terminar" de Laurent Mauvignier. 224 páginas tiene la primera (160 en mi ebook) y 125, la segunda (la tengo en papel).
Si una narra las vivencias de una mujer desde su infancia en un barrio de Nueva York, y su conflictivo vínculo con su madre, la otra nos cuenta la ansiosa y dependiente relación de una mujer con su marido. La primera está escrita por una mujer, la segunda, por un hombre, pero en ambas nos encontramos con mujeres dominadas por su necesidad de encontrar afecto y reconocimiento por parte de la persona que las desprecia; ambas deberán recorrer el difícil camino que lleva de la dependencia del otro a la libertad que supone poder vivir fuera de su influjo.  O intentarlo. 
Las dos están contadas en primera persona, pero una es una narración en la que alternan, de manera ordenada y clara, episodios que van desde la niñez, hasta el momento presente (presente en la novela), y la otra es un monólogo obsesivo que salta en el tiempo sin que apenas nos demos cuenta y que hace que tengamos que volver atrás para situarnos de nuevo.

**************

"Apegos feroces". Vivian Gornick.
"La relación con mi madre no es buena y, a medida que nuestras vidas se van acumulando, a menudo tengo la sensación de que empeora. Estamos atrapadas en un estrecho canal de familiaridad, intenso y vinculante: durante años surge por temporadas un agotamiento, una especie de debilitamiento, entre nosotras. Después, la ira brota de nuevo, ardiente y clara, erótica en su habilidad para llamar la atención". La narradora tiene ocho años cuando comienzan estas memorias y vive en el Bronx, un barrio en que coincidían, mezclados que no revueltos, judíos, irlandeses e italianos. Ella pertenece a una familia judía y su madre procede de Ucrania de donde llegó con su familia a principios del siglo veinte.
El pasado nos muestra a una niña que adora y admira a su madre a quien está ansiosa por agradar, pero en la que nunca llega a encontrar el asidero que precisa. Podría haberlo encontrado en Nettie, la vecina viuda y madre de un bebé que supo entenderla y comprender sus necesidades, pero también perdió ese influjo cuando tuvo que tomar partido y se decidió por su madre. Ambas, mujeres, con su influencia contradictoria, irán conformando su mundo y sentando las bases de una educación sentimental que no le ha dado demasiadas satisfacciones.


Vivian Gornick

La muerte prematura del padre de forma inesperada sume a la madre en una profunda depresión de la que le costará años salir. La soledad a la que se ve obligada desde entonces, la hará volverse hacia su hija y buscar refugio en ella, mientras la somete a sus caprichos hasta producirle un tremendo rechazo. "Me hizo dormir con ella durante un año y durante los veinte años siguientes no pude soportar que una mujer me rozara".
Alternando con el relato del pasado se nos van mostrando escenas del "presente" cuando la narradora pasea con su madre anciana por las calles de Manhattan. A pesar de tener cuarenta y cinco años, estar divorciada, tener un buen trabajo y ser totalmente independiente, sigue buscando la aceptación de su madre, pero esta parece estar siempre ajena a las esperanzas y anhelos de su hija. 
No llegará a superar la frustración perpetua que la indiferencia, cuando no hostilidad, de su madre le causa, pero aprenderá a convivir con ella y a hacerla parte de su vivir cotidiano. "La situación entre nosotras es volátil. El cambio constante es nuestra realidad cotidiana. La inestabilidad es un asombro impregnado de misterio y promesa. Ya no andamos a la gresca. Hemos alcanzado un grado de distancia permanente".

Esta novela entra además en el II Reto "Nos gustan los clásicos" por estar publicada antes de 1990, concretamente, "Apegos feroces" es de 1987.


**************

"Aprender a terminar". Laurent Mauvignier.
"La negrura de su mirada era contra mí, me la dedicaba solo a mí, nada más verme la cara. Y, sin embargo, yo siempre llegaba con flores y me decía a mí misma: aunque ya no me quiera, aunque ya no me pueda ni ver". Ella va a visitar a su marido, le lleva flores. Él ha estado a punto de morir tras un grave accidente de coche, pero por fin va a salir del hospital. Por fin ella sabe que va a estar en casa ocupándose de las tareas cotidianas: podar los aligustres, tapar las grietas cuando el yeso se requebraje, poner las trampas para las ratas en el sótano...
Lo espera con impaciencia. Prepara la casa; los hijos pasan a compartir habitación para dejarle al padre un dormitorio en el que nadie le importune, ella se prepara para asistir a la convalecencia, larga, del marido. Y se va recuperando, cada día un poco más. Lentamente, cada vez se va haciendo más independiente, se mueve más y llega un poco más lejos...
Y enredados con las esperanzas de la mujer de recuperar a su marido para siempre, vienen los recuerdos de cómo antes del accidente temía perderle, que la abandonara; de cómo notaba su desprecio, su alejamiento "para él yo estaba muy, muy abajo.Y su voz, que a menudo me decía al oído, que se reía al decirme: apáñatelas con ese nosotros que te preocupa tanto, porque muy pronto ya no estaré aquí, porque ya no puedo más con esto, ya no puedo más, contigo es que no puedo más". Y ella vivía inmersa en la ansiedad porque le quiere, siempre le ha querido, hasta que llegó el accidente y supo que ya nunca podría abandonarla. 
Ahora se la ve loca de alegría, sin nada que temer. Entregada a él noche y día, siendo su soporte, su sustento, mientras él asiste ilusionado a cada progreso de su salud, a cada avance en el camino hacia la normalidad que se ve tan lejana. Ahora él no tiene a donde ir ni tiempo para pensar en escapar porque cada día está ocupado en esperar el mañana y las nuevas  mejoras que traerá. Hasta que esas mejoras son suficientes para que recupere la independencia y el tiempo de volver a pensar en otra cosa que no sea su propia curación.

Laurent Mauvignier

Y con la recuperación del marido vuelven las angustias de la mujer y continúan sus recuerdos que nos van mostrando más de su vida en común y de la dependencia casi enfermiza que ella llegó a desarrollar. "cómo habría podido confesarme el dolor que sentía al verlo ya curado,al saber que estaba ahí arriba, vestido, que se había quitado el pijama él solo y que ahora podía empezar todo de nuevo". Y el miedo es tan grande que empieza a desear que se vaya de veras y así poder dejar de temerlo y, cuando se ve frente al peligro real, cuando la amenaza deja de ser una imagen de su mente para ser una imagen real ante sus ojos, entonces es cuando se empieza a sentir liberada de todo, reconciliada con ella misma y con la idea de la soledad en soledad que, a veces, casi siempre, es mucho mejor que la soledad fría y afilada que se vive en compañía.



martes, 16 de enero de 2018

Tercer premio en "Escribiendo que es gerundio"


Dicen que no hay dos sin tres. Después de haber obtenido ya dos premios en la comunidad, el último relato con el que he concursado en "Escribiendo que es gerundio", ha vuelto a resultar ganador. 
Hace ya bastante que lo supe, exactamente, el día 2, pero alguna reseña pendiente y algún reto que surgió inesperadamente, han hecho que demorara la publicación hasta hoy.
Como es habitual, quiero compartir con vosotros esa alegría. Ha sido un maravilloso comienzo de año y quiero aprovechar para felicitar 2018 a todos los componentes de la comunidad, especialmente a los que han participado en este II reto "Una imagen, un relato". Y como no, también quiero, aunque con retraso, felicitar el año a todos los que estéis leyendo esto. Para mí este premio fue un buen comienzo de 2018
El reto consistía en escribir un relato de 350 palabras como máximo, inspirado en la imagen siguiente:


Estoy muy contenta porque mis relatos obtengan algún reconocimiento por parte de quien los lee porque siempre pensé que carecía de imaginación suficiente como para escribir algo que mereciera la pena.
El relato fue publicado en el blog el día 24 de diciembre por lo que fue incluido en la felicitación navideña que podéis ver aquí.
Esta vez, no repito aquí el relato pues al ser de tema navideño, quedaría un poco anacrónico. Quien tenga interés, que clique en el enlace.
Ah, y quiero dar las gracias a Francisco Moroz por el diseño del diploma que ya he unido a los otros dos en la columna izquierda del blog.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...